miércoles, 23 de marzo de 2016

El dueño del bosque

15 minutos pasaron desde que entramos en el hide hasta que llegó este imponente macho de azor. Eternamente agradecido a Kike Navarro por brindarme la posibilidad de fotografiar a esta especie que en tan pocas ocasiones tuve ocasión de observar. Después de más de media hora comiendo, se marchó con alimento en la garra para ofrecérsela a la hembra que le aguardaba en el nido. Tras un rato de espera apareció de nuevo para beber y bañarse en un pilón próximo bajo la atenta mirada de mi amigo Alejo Leal, que con gestos me advirtió de su presencia. Finalmente volvió al posadero en el que estuvo hasta terminar con todo el alimento permitiéndonos hacerle más de 1000 fotos.